Blog - Nuevo artículo

DEVOCIÓN MARIANA

Si queremos asegurarnos nuestra salvación eterna, entonces debemos tener una tierna devoción a la Santísima Virgen María. Porque Dios quiso darnos un secreto para alcanzar el Paraíso, y ese secreto es que nos confiemos en las manos de su Madre, porque la ha hecho dispensadora de todas las gracias y dones, y salvadora.

Efectivamente María nos salva de las manos del demonio y del mundo, y nos entrega a Dios, para que seamos gratos en su presencia.

Cada día tendremos que rezar, al menos, tres avemarías, ya que la Virgen ha prometido que quien así lo haga se salvará.

Y los que tengamos más amor a la Virgen y queramos asegurarnos el Cielo, no solo para nosotros sino también para nuestros seres queridos y para muchas almas, entonces recemos todos los días el Rosario, y si fuera posible el Rosario completo, es decir, los veinte misterios.

Si hacemos así, entonces seremos las personas más felices de la tierra, porque María estará constantemente a nuestro lado y nos protegerá de toda adversidad, y la justicia de Dios no nos alcanzará, porque Dios no nos castigará debido a que tenemos gran devoción y amor a la Virgen.

Y si somos generosos y queremos asegurarnos más nuestra salvación eterna, entonces nos tenemos que consagrar al Inmaculado Corazón de María, porque en estos tiempos peligrosos en que el demonio se ha puesto muy astuto y arrastra a muchas almas a la perdición, incluso a los que son maestros e inteligentes, es conveniente consagrarse a la Virgen ya que Ella misma ha prometido que quien se le consagre no perderá la fe ni será engañado por el Maligno.

A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace muy devoto de la Santísima Virgen.

María es el arma secreta de Dios, y quien tiene devoción y amor a María, es señal de que está predestinado al Cielo, porque Dios ama mucho a los que aman mucho a su Madre.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0